¿Tienes la valentía para soñar?

Imagen

¿Te atreves a visualizar aquello que deseas conseguir? ¿Y a trabajar y esforzarte por ello todos los días? ¿Y a aprender a superarte para conseguirlo?

Te pueden parecer preguntas sencillas de responder pero en realidad no lo son tanto. Hay que ser muy valiente para atreverse a soñar con conseguir algo.

Todos hemos tenido un sueño que queremos conseguir en algún momento de nuestras vidas y que durante un tiempo se ha fijado en nuestras mentes como la semilla de una planta. Pero no todas las semillas que se plantan germinan en un bonito árbol, algunas semillas llegan a ser majestuosos árboles y otras en cambio no crecen. 
Entonces, ¿Cómo es posible que dos semillas exactamente iguales no llegan a desarrollarse de la misma manera? Todo depende de las circunstancias que rodean ese crecimiento…Si se dan las circunstancias propicias, la semilla se desarrolla, sino simplemente se morirá.
Pues al igual que una semilla, con las circunstancias adecuadas, puede desarrollarse hasta convertirse en un bonito árbol, los sueños, con las circunstancias y el entorno adecuado también se pueden desarrollar.
Pero existe una diferencia muy clara, la semilla no pueden influir en su entorno para generar las circunstancias adecuadas para desarrollarse, en cambio todos nosotros podemos influir en nuestro entorno para hacer convertir nuestro sueño en realidad.
Y ¿como podemos influir en nuestro entorno para que nuestro sueño se desarrolle?
Lo primero que tenemos que hacer es visualizar nuestro sueño, materializarlo en algo concreto y definir en cuanto tiempo queremos conseguirlo y cuanto esfuerzo estamos dispuestos a dedicar para conseguirlo. Volviendo al ejemplo de la semilla, tenemos que elegir que árbol queremos ser y cuanto tiempo y esfuerzo estamos dispuestos a dedicar con el fin de que ese “árbol” crezca,  ya que una vez que hayamos elegido el árbol que queremos ser en el futuro ya habremos definido que tipo de semilla vamos a plantar en nuestra mente.
Visualizar ese sueño puede parecer algo que no tiene importancia, pero en realidad ese es el primer paso para poder conseguirlo. Cuando digo visualizar tu sueño no me refiero sólo a definirlo en tu mente, a imaginarlo, me refiero también a escribirlo en una hoja de papel, en tu libreta, en tu diario o en el block de notas del móvil, el lugar elegido da igual, la única condición es que lo escribas en un soporte que puedas tener fácilmente a mano para que no pierdas de vista nunca.
Cuando visualizamos y definimos claramente ese sueño, automáticamente nuestro cerebro y como consecuencia de ello nuestro comportamiento se modula para conseguirlo y entonces surge en cada uno de nosotros un plan que en muchos casos es inconsciente pero que va en la dirección de nuestro sueño.
Una vez que hayamos definido nuestro sueño, no deberíamos confiar solamente en nuestra parte inconsciente para conseguirlo, debemos definir conscientemente un plan y establecer también cuales son las herramientas que vamos a emplear para hacer que nuestro sueño se haga realidad. Si volvemos al ejemplo de la semilla, debemos decidir cual es el mejor momento para plantarla, cuanta agua necesita, cada cuanto debemos podarla, etc, en resumen debemos elegir un plan para que esa semilla crezca fuerte y se convierta en un árbol.
En cuanto tengas tu plan y cuales son las “herramientas” que vas a usar para poder conseguir el sueño que has visualizado, tienes que armarte de valor para que cada día, sin que falte uno, luches por conseguirlo. Conseguir tu sueño no va a ser fácil, en ocasiones pensarás que no merece la pena tanto esfuerzo, que estás bien como estás o quizás encuentres personas que te digan que no es posible o que no eres capaz, o incluso te pondrán zancadillas en el camino y entonces más que nunca necesitarás mucha perseverancia, motivación e incluso un poco de obstinación.
No te preocupes, si has visualizado y definido tu sueño, si has desarrollado un plan para conseguirlo y sobretodo tienes una actitud de aprendizaje, verás que poco a poco te estarás acercando a tu sueño y disfrutarás al ver como esa pequeña semilla que un día se plantó en tu mente se está convirtiendo en el fantástico árbol que tu has elegido.
Por último, os dejo con una frase que define muy bien este post y que dijo una persona que ha hecho soñar a niños y adultos durante muchos años, Walt Disney: “Todos tus sueños pueden hacerse realidad si tienes el coraje de perseguirlos”
Un abrazo
Yayo 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Liderazgo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s