La sonrisa: la única línea curva que lo endereza todo

20131017-215416.jpg

Puede parecer la típica afirmación de optimismo que busca animarnos a pensar que si nos reímos podremos arreglar cualquier problema o situación a la que nos enfrentemos, y no es así. No es cierto que la sonrisa sea la solución a todos los problemas, pero lo que sí es cierto es que el uso la misma hace que nos enfrentemos de diferente manera a los mismos, y que la respuesta de la persona que tenemos enfrente sea totalmente diferente, y por tanto, tendremos mucha más facilidad para llegar a acuerdos o solucionar problemas.
Cuando cada uno de nosotros sonreímos, activamos en nuestro cerebro una serie de conexiones que hace que éste ordene al cuerpo generar endorfinas, que en esencia son unas moléculas que actúan en nuestro organismo como un analgésico natural lo que provoca un efecto sedante sobre el cuerpo y revitaliza el sistema inmunológico. Por eso, las personas con facilidad para la sonrisa y la risa son más felices, tienen más amigos, poseen mejor salud y una expectativa de vida mayor si lo comparamos con aquellas personas con tendencia al enojo y al pesimismo.
En resumen, sonreír nos ayuda a estar mejor y por tanto, a enfrentarnos con mucha más energía a las cosas… estamos diseñados para ello, pero y ¿qué ocurre cuando sonreímos a alguien? Pues qué, de manera natural, la persona que tenemos enfrente nos devuelve una sonrisa. 
Y… ¿por qué? Pues porque todos tenemos en nuestro cerebro unas neuronas que se llaman “neuronas espejo” cuya función a lo largo de nuestra evolución como seres humanos ha sido asegurar que nos relacionemos de manera positiva con los demás, lo cual ha sido de mucha ayuda para evolucionar en comunidad y asegurar nuestra especie. Normalmente, un momento gracioso es mucho más gracioso si cuando se produce, estamos con alguien. La risa y la sonrisa se amplifica compartiéndola con alguien.
Es decir, sonreír tiene un efecto positivo en cada uno de nosotros, nos ayuda a ser más felices y además, ayudamos a otros a estar mejor… 
Y como decía Willliam Shakespeare: “Es más fácil obtener lo que se desea con una sonrisa que con la punta de la espada”
Yo prefiero usar la sonrisa… Y tú?
Yayo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Liderazgo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s